Raza reconocida por la Entente EuropeaRaza reconocida por la Entente Europea.

El origen es un poco oscuro. Se trata de una de las razas de más  antigua  formación, pues, según Lewis Wright, llegó a Inglaterra durante el reinado de Felipe II, en cuya época el comercio de aquel país con el nuestro fue particularmente activo.

Una segunda invasión de estas aves se produjo desde los Países Bajos, dominados a la sazón por los españoles. En 1816 sólo se conocían en Inglaterra ocho razas definidas y entre ellas figuraba en primer lugar la española carablanca

No obstante se trata de una raza antigua que siempre ha sido denominada Spanish ya sea por que se obtuvo así de España o porque se partió de gallinas negras españolas para obtenerla.

Todo ello parece posible porque si hoy miramos en las exposiciones con detenimiento las Castellanas, más de una vez vemos que presenta restos de blanco en la cara, incluso en ejemplares jóvenes, con lo que una selección a favor de esta característica podría originar una cara blanca. Se presentó por primera vez en Inglaterra.

Es una gallina de talla mediana, más bien ligera correspondiendo al tipo mediterráneo. Llama la atención el tamaño de sus orejillas blancas, cuyo color blanco se extiende por toda la cara.

Tiene le cresta sencilla y los tarsos de color azul pizarra.

Si bien al principio parece que destacaba por un buen comportamiento en puesta, es una característica que no ha mantenido probablemente por atender más a la morfología. En la actualidad es un ave ornamental.

MORFOLOGÍA DEL GALLO

Cabeza: Larga, ancha, profunda.

Cara: Profunda, lisa y sin arrugas, arqueándose sobre los ojos, sin estorbar la vista, extendiéndose hasta atrás de la cabeza y hasta la base del pico, cubriendo las mejillas y juntando las barbas y orejillas. De color blanco puro y sin filoplumas

Orejillas: Grandes, sin pliegues ni arrugas, muy lisas, tocándose en la garganta, extendiéndose hacia cada lado del cuello, cayendo bajo con el contorno inferior regularmente redondeado, llegando ligeramente por debajo de las barbillas. De color blanco puro

Cresta: Simple, de talla mediana, derecha y  asentada firmemente sobre la cabeza, naciendo en la base del pico y extendiéndose en arco más atrás de la parte posterior de la cabeza; alta y uniformemente dentada, con cinco dientes; de textura fina y de color rojo.

Barbillas: Lisas, largas y delgadas; de color rojo vivo salvo en la parte superior e interior en los gallos, que es blanco.

Pico: Mas bien largo y vigoroso.

Ojos: Grandes, ovales y con el iris marrón oscuro

Cuello: Largo, bien arqueado; con esclavina abundante, cubriendo los hombros

Tronco: Alargado y cilíndrico; ligeramente inclinado hacia la cola.

Dorso: Largo y ancho; descendiendo hacia la cola con los caireles medianamente largos.

Pecho: Profundo y bien redondeado.

Cola: Grande y abundante; las timoneras son anchas y superpuestas, colocadas en ángulo de 45º sobre la horizontal. Las hoces son grandes, largas y bien curvadas, con abundantes coberteras.

Extremidades

Alas: Grandes y bien plegadas; las remeras primarias y secundarias son anchas y superpuestas cuando el ala está cerrada.

Muslos: De talla moderada.

Tarsos: Largos y negros. Con cuatro dedos.

MORFOLOGÍA DE LA GALLINA

Es como el gallo exceptuando las diferencias debidas al sexo y que la cola es llevada más baja (35º con la horizontal). La cresta cae hacia un costado sin tapar el ojo.

VARIEDADES DE COLOR

Negra 

Gallo y gallina: El plumaje es negro verdoso lustroso. El subplumón es negro opaco.

Plumaje: De plumas largas, ceñido y con plumón abundante.

Huevos: De 55 g mínimo; con la cascara blanca.

Peso: Gallo de 2,5 a 3 kg – Gallina de 2 a 2,5 kg.

Diámetro de las anillas (en mm): Gallo 20 – Gallina 18.

DEFECTOS GRAVES

Rojo en la cara, salvo si se encuentra justo debajo de los ojos; cara hinchada hasta el punto de impedir la visión; rojo o amarillo en el plumaje o más de 1,25 cm de blanco sobre una pluma o dos plumas o mas con la punta blanca; patas de otro color que negro o azul plomo.